es
Obras maestras de la arquitectura moderna – La casa de la cascada, de Frank Lloyd Wright

Obras maestras de la arquitectura moderna – La casa de la cascada, de Frank Lloyd Wright

Es difícil tener que elegir un trabajo del gran Frank Lloyd Wright, pues su carrera, larga e interesante, incluye muchos edificios inspiradores. Creemos que la Casa de la Cascada ha conseguido dos logros importantes: la satisfacción del cliente y un proyecto inspirador. Es por eso que hemos elegido este proyecto, ya que pensamos que cada proyecto en arquitectura debería cumplir estas dos premisas.

El cliente en este caso era una pareja adinerada, Edgar y Lilianne Kaufmann, dueños de unos grandes almacenes en Pittsburgh, Pennsylvania. Eran gente muy culta, y muy a menudo se rodeaban de artistas. Cuando decidieron construir una casa para retirarse en el bosque, en Laurel Highlands (a más de una hora en coche de Pittsburgh), el nombre de Wright apareció gracias a su hijo, Edgar Kaufmann Jr.

Fallingwater House Frank Lloyd Wright

Jr. era un arquitecto, también muy intelectual y apasionado de las artes, que había sido formado en Taliesin East School, el propio estudio de Wright en Arizona. Aquí es donde él tenía aprendices residentes que trabajaban para él y aprendían de él al mismo tiempo. Y entre ellos, Kaufmann Jr., que vio la oportunidad de tener un proyecto diseñado por su admirado maestro.

Frank Lloyd Wright, en el momento del encargo, tenía 68 años. Era un famoso arquitecto de renombre, que todavía pensaba en crear una obra maestra. Y parece que lo logró en este proyecto. A pesar de que tuvo algunas grandes obras más después de esta (Museo Guggenheim en Nueva York, Centro Cívico del Condado de Marin, en California, etc), la Casa de la Cascada ha sido votada por el AIA (Instituto Americano de Arquitectos) el mejor trabajo de la arquitectura americana de todos los tiempos.

Terraza Casa Cascada Frank

¿Qué hace que este proyecto sea tan especial? En su mayoría, la conversación continua entre la naturaleza y la arquitectura, como si de amantes entrelazados se tratase. Y aquí es donde destaca la maestría de Wright. Los Kaufmann ya habían elegido otro lugar para la casa, ya que era más conveniente para ellos por un tema de accesibilidad. Pero Wright lo tenía claro desde su primera visita al sitio. La cascada era un elemento que se incluiría en la casa, pero que también iba a ser respetada. La casa la abraza, sigue su camino, la cubre y la acompaña, pero también la deja libre, no interviene en su flujo natural.

Vista de la escalera que desciende de la casa al río

Dormitorio casa de la cascada

Dormitorio con las ventanas en esquina

No sólo en el exterior, pero también cuando estás dentro de la casa, la naturaleza te rodea en todos los sentidos. La vista se amplía por sus ventanas panorámicas, por lo que siempre te están recordando que te encuentras en un entorno natural. Incluso el diseño de Wright para las ventanas en esquina te permite ver el paisaje sin obstáculos, ni siquiera la carpintería. Está implicado el tacto, ya que uno puede sentir la textura de la piedra natural que surge del suelo y es parte de él. La piedra está en todas partes, natural o transformada, pero son todas la misma. La piedra utilizada en este edificio procede directamente de las rocas que rodean la casa, por lo que se mimetiza completamente con el entorno. Y así, también podemos sentir la madera, utilizada en muebles, estanterías, etc. Y por último, pero no menos importante, el oído, por supuesto, ya que estás escuchando agua fluyendo debajo de ti todo el tiempo.

salon-casa-cascada

Salón de la casa de invitados

Casa invitados Frank Lloyd Wright

Acceso a la casa de invitados

Aparte del diseño general, en nuestra opinión, son los detalles lo que hacen grande a un arquitecto. Y Wright tenía muchos. Chimeneas únicas, ventanas especiales, muebles diseñados para esta casa … Donde quieras que pongas los ojos en esta casa, siempre descubres un trozo de su genio. Incluso cuando hizo una ampliación, la casa de huéspedes, el pasillo que une ambas casas está cubierto por un porche tan elegantemente diseñado como ninguno que hayamos visto.

Piscina casa invitados cascada

Zona de la piscina de la casa de invitados

Las imágenes y las palabras no pueden describir la sensación que se consigue cuando entras en un lugar como este. Y esto es lo que lo convierte en una obra maestra. La arquitectura no es sólo un objeto para ser visto. Tienes que experimentarlo, sentirlo, y tuvimos esa gran oportunidad visitando la casa. Incluso si fue sólo por poco tiempo, fue suficiente para hacerte soñar que eras parte de la familia Kaufmann. O al menos, su invitado.


Deja tu comentario

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.