es
Obras maestras de la arquitectura moderna – La Villa Savoie

Obras maestras de la arquitectura moderna – La Villa Savoie

A principios del siglo XX, el mundo del arte sufrió una revolución como nunca antes en la historia. Y al igual que Picasso hizo con la pintura, Le Corbusier (entre otros), hizo otro tanto con la arquitectura.

Nacido en un pequeño pueblo de Suiza, fue en París donde comenzó a interesarse por la nueva corriente arquitectónica. Le Corbusier pronto rompió con la tradición en arquitectura, y así se advierte en sus obras, la Villa Savoie no iba a ser una excepción. Cuando te acercas a su entorno, nada te hace esperar lo que vas a experimentar. Toda la arquitectura circundante es decimonónica, tradicional, y de repente, al entrar en la parcela de la vivienda, te encuentras con algo totalmente nuevo y diferente.

Villa Savoie Le Corbusier

Uno de los pilares de esta nueva arquitectura fue un nuevo material, el hormigón armado, inventado a mediados del siglo XIX. Éste fue asumido por Le Corbusier desde el principio como paradigma de esa nueva arquitectura, y lo acabó usando en prácticamente la totalidad de sus obras.

Y es que el uso de este nuevo material le permitió realizar diseños hasta entonces impensables. Los muros pesados, de piedra y ladrillo, fueron reemplazados por grandes aberturas, lo que brindaba una libertad compositiva en fachada como nunca había habido antes.

Patio cubierta villa savoie

Vista al patio de acceso a la cubierta ajardinada

Patio cubierta ajardinada savoie corbusier

De hecho, ésa era una de sus cinco premisas a cumplir en todo edificio y que, en la Villa Savoie, quedan perfectamente representadas. En primer lugar, la planta baja se realiza a base de pilotes. Al poder despojarse de los muros, una planta baja abierta, solamente con pilares de hormigón, servía de elemento de conexión entre el exterior y el interior. El coche, otro elemento de modernidad, llegaba hasta este mismo punto, y la vivienda se desarrollaba a partir de la primera planta.

Debido al nuevo sistema constructivo, las ventanas dejaban de ser una abertura en un muro para adoptar la forma que se quería. Y entre estas formas, Le Corbusier estimó que la ventana horizontal funciona mejor a efectos de soleamiento y favorece la relación entre exterior e interior.

La fachada libre, como la planta libre, son otras dos de sus premisas. Se refieren a la libertad de diseño que hasta entonces no existía porque los elementos estructurales no te lo permitían. Ahora todo quedaba aligerado y la libertad era total (o casi).

chimenea villa savoie

Chimenea situada en el salón principal

Y por último, el jardín en cubierta. Aun cuando sus obras no son orgánicas ni quedan disimuladas en un entorno natural, Le Corbusier era una persona con conciencia ecológica. Él creía que el espacio ocupado por la vivienda, convertido ahora en urbanizado, debía restituirse con un jardín en su cubierta. Así, devolvía a la naturaleza lo que el asentamiento del edificio le había quitado, y esto a su vez proporcionaba aislamiento a la planta última.

Su arquitectura, por tanto, no responde a un concepto de crecimiento orgánico, de la propia naturaleza. La arquitectura, como creación humana, debe distinguirse por sí misma. Y de todas las creaciones humanas, el diseño de una máquina para Le Corbusier era el culmen, la perfección absoluta. Y esto era así por aúna diseño y funcionalidad.

baño villa savoie corbusier

rampa acceso cubierta jardin villa savoie

Por lo tanto, una casa debía de ser bonita, agradable, pero también funcional. La Villa Savoie así lo constata, y además proporciona una experiencia in situ que difícilmente se puede apreciar en planos o fotografías: el sentido del recorrido, la conexión fluida entre estancias, con diferentes visuales previamente estudiadas y que dan una visión de conjunto, fluidez y libertad de movimientos.

Estéticamente, la belleza radicaba en los volúmenes puros, sin artificios ni decoraciones sin función. Y la composición que realizaba con estas formas geométricas era digna de admirar, ya que cualquier vista parcial de alguna de sus obras (sea planta, perfil o alzado) es en sí una obra de arte por sí misma.

Debido a su contribución a la arquitectura moderna, en 2016, gran parte de su obra arquitectónica ha sido protegida como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y entre éstas, no podía faltar, la Villa Savoie, uno de los edificios más importantes de la arquitectura del siglo XX.


Deja tu comentario

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.